868 048 310 info@8-rings.com

mejorar competitividad empresa informe DAFO

La responsabilidad de cualquier empresario es la de mejorar su negocio constantemente para mejorar su situación en el mercado y no perder el hueco que en él ocupa. Mejora de negocio que debe realizarse continuamente, es un proceso de mejora que nunca debe parar, porque si tú no lo haces, la competencia sí que se dedicará a mejorar y a generar valor para tus clientes.

Lo primero que tenemos que hacer para mejorar nuestro negocio es conocer dónde se puede mejorar y cuáles son los aspectos en los que podemos tener problemas ahora o en el futuro. Y el informe DAFO es una herramienta fantástica para analizar nuestro negocio y tener información para establecer una estrategia de mejora.

¿Qué es un informe DAFO?

Las siglas DAFO significan Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades:

  • Las Debilidades que tenemos en el presente y que tenemos que mejorar.
  • Las Amenazas que en un futuro más o menos cercano pueden causar problemas a nuestro negocio.
  • Las Fortalezas que tenemos y que nos hacen fuertes en el mercado.
  • Las Oportunidades que el Mercado puede ofrecer a nuestra propuesta de negocio para crecer.

Las Debilidades y las Fortalezas las tenemos que identificar en nuestro negocio en el momento actual y además son parte intrínseca de nuestro negocio, mientras que las Amenazas y Oportunidades hay que visualizarlas en el futuro y depende de las circunstancias externas fuera de nuestro negocio.

¿Cómo hacer un buen informe DAFO?

Un buen informe DAFO no se puede quedar en la simplicidad de valorar las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de una manera general a modo de tormenta de ideas que se nos viene a la mente cuando pensamos en nuestra empresa, sino que hay que seguir un método para poder enfocarlos profundamente.

Para ello es conveniente distinguir y trabajar primero aquellos elementos que dependen únicamente de nuestra empresa, los que ya tenemos dentro de nuestro negocio y que podemos trabajar para mejorarlos. Los llamaremos los elementos internos, y que como hemos hecho dicho anteriormente, son las Debilidades y las Fortalezas de nuestro negocio.

Primero comenzaremos estudiando los elementos que tienen que ver con nuestros clientes, nuestros productos y servicios, los canales que utilizamos para relacionarnos con nuestros clientes, las ventas, costes, los recursos claves, los aliados necesarios, el know how, nuestro equipo y la estructura organizativa.

Posteriormente trabajaremos los elementos o circunstancias externas que afectan a nuestra empresa, como son las tendencias de mercado, las fuerzas macroeconómicas mundiales, nacionales o locales que pueden afectarnos, así como las fuerzas de nuestra actividad industrial o económica propia.

Una vez que hemos identificado las amenazas, debilidades oportunidades y fortalezas que intervienen o pueden afectar a nuestro  negocio, tenemos que establecer estrategias de trabajo para abordar esas debilidades que hemos visto que poseemos, anticiparnos a las amenazas que se ciernen sobre nuestro horizonte empresarial, y también saber aprovechar las oportunidades que nos ofrece el mercado así como las fortalezas que nuestra organización tiene y que nos puede ayudar a diferenciarnos de nuestra competencia.

Todo esto se debe realizar con un trabajo de equipo estructurado, con procesos preestablecidos y con sesiones de trabajo donde deben participar ciertas personas claves de nuestro equipo.