868 048 310 info@8-rings.com

Storytelling ventas

Cuando vamos al cine todos nosotros nos introducimos de lleno en la película que estamos viendo, nos sentimos tristes, o alegres en función de las experiencias de los actores. Y nos pasa una y otra vez con la gran mayoría de las películas. Son los argumentos cinematográficos los mejores ejemplos de storytelling que podemos apreciar.

Nos tocan nuestras emociones y reaccionamos a ellas sintiéndonos próximos e identificados con el protagonista. Son valores universales: amor, odio, familia, superación, venganza…

El Storytelling es una potente herramienta del neuromarketing porque es capaz de mover sentimientos y emociones que, bien dirigidos, pueden ayudarnos a conseguir nuestro objetivo de venta. Si queremos que nuestros clientes empaticen con nuestra imagen de marca debemos crear nuestro propio storytelling, nuestra historia.

Y cualquier historia debe ser la historia de un cambio, un cambio que servirá para inspirar a los demás y para que el oyente se identifique con los valores de nuestra historia, con nuestro viaje personal y profesional.

Crear nuestra propia historia nos debe servir tanto para tener una imagen de marca poderosa como para ejercitar nuestras acciones de venta enfocada a un público determinado.

Necesitamos saber qué vamos a vender y a quién se lo vamos a vender, por eso a la hora de desarrollar un storytelling debemos ser muy específicos, porque cada tipo de clientes se mueven con emociones diferentes.

Hay que buscar en nosotros mismos cuáles han sido los sucesos más importantes en nuestra vida, todos los tenemos, y el secreto consiste en descubrirlos y generar una historia con ellos.

Ahora bien, esa historia hay que estructurarla como si de una novela se tratara, con un principio u origen de la misma, un desarrollo de las pruebas que hemos logrado superar y una apoteosis final que nos cambiará definitivamente para ser lo que somos ahora mismo: la versión mejorada de nosotros mismos con la inspiraremos a nuestros oyentes.

Cualquier storytellig debe seguirse de un call to action para que el oyente sepa qué tiene que hacer, de nada servirá contar nuestra experiencia personal y profesional si no hay un objetivo de venta final.

Hay que tener cuidado con no fabricar un storytelling demasiado largo en el que no sepamos salir de él y aburra a la audiencia, por eso es importante crear la semilla de nuestro storytelling. La semilla es una frase que pueda resumir lo que contamos en nuestra historia, como cuando alguien nos pide que le contemos muy brevemente el argumento de una película.

Cada vez son más las personas que utilizan esta herramienta en las redes sociales, y desde 8-rings aconsejamos usarla especialmente en Linkedin, ya que estaremos creando nuestra imagen de marca de una manera muy potente.